Alimentación y Practicas Saludables

Alimentación y Practicas Saludables

Llevar una dieta saludable es importante para la salud en general. Pero, ¿Qué es exactamente una dieta sana? No hay una respuesta única a esta pregunta. Es posible que hayas oído que los alimentos ecológicos son más saludables que los cultivados de forma convencional. En este articulo se ampliara el tema de alimentación y practicas saludables.

Aunque no hay muchas investigaciones que demuestren que los alimentos ecológicos en sí mismos nos hacen más sanos, muchas personas los eligen porque creen que son mejores para el medio ambiente, los animales y su propio cuerpo.

Come una variedad de alimentos para asegurarse de obtener todos los nutrientes necesarios

Una de las mejores cosas que puedes hacer para  llevar una alimentación y practicas saludables es comer una variedad de alimentos. Cuantos más tipos de alimentos consumas, más posibilidades tendrás de obtener todos los nutrientes y vitaminas que necesitas.

No te preocupes por obtener todos los nutrientes que necesitas en una sola comida. No es necesario tomar un gran tazón de avena antes de salir a comer y cenar: el cuerpo procesa cada tipo de alimento de forma diferente, por lo que es mejor repartir su consumo a lo largo del tiempo.

Además, no te preocupes por obtener todos los nutrientes de un solo alimento; a pesar de lo que digan algunos anuncios, no hay frutas ni verduras que contengan todas las vitaminas y minerales esenciales.

Es mejor llenarse de una variedad para que ningún nutriente se vuelva demasiado dominante en su dieta (y por lo tanto cause un desequilibrio).

Por último, no olvides que no todo tiene las mismas cantidades: dos tazas de coliflor tienen sólo 1/4 de calcio que dos tazas de espinacas; sin embargo, si nos fijamos en el contenido de sodio, esas mismas raciones contendrían aproximadamente las mismas cantidades.

Concéntrate en los alimentos que están en su estado natural: frutas, verduras y granos o frijoles con poco o ningún procesamiento

Cuanto más procesado esté el alimento, menor será su valor nutricional. Cuanto más se procesa un alimento, más ingredientes insalubres se le añaden.

Por ejemplo, si compramos una bolsa de verduras congeladas y las cocinamos en el microondas durante dos minutos, pierden parte de sus nutrientes originales porque han sido calentadas en envases de plástico (que filtran sustancias químicas a los alimentos) y cocinadas con un calor que destruye algunas vitaminas y minerales.

En cambio, si compras ramilletes de brócoli frescos y los cocinas al vapor hasta que estén tiernos y crujientes, sin aditivos ni conservantes, tu cuerpo obtendrá todas sus bondades orgánicas intactas.

Limita el consumo de alimentos de aperitivo y de alimentos con alto contenido en azúcares y grasas añadidas.

Para evitar consumir demasiadas calorías y grasas saturadas, debes limitar la cantidad de aperitivos y alimentos con alto contenido en azúcares y grasas añadidas que consumes. Para ello, lee las etiquetas de información nutricional para ver la cantidad que contiene un producto.

Si un producto tiene 2 g o menos de grasa saturada por ración y no más del 10% de VD de sodio, se considera bajo en estos nutrientes. Si un producto tiene un 20% o más del valor diario de grasa total, colesterol o sodio en la etiqueta de información nutricional, debe limitarse su consumo.

Aunque limitar el consumo de tentempiés con alto contenido en azúcares y grasas añadidas es importante para una alimentación saludable, esto no significa que tenga que prescindir de los sabrosos caprichos cuando los desees.

En su lugar, busca opciones más nutritivas, como copas de fruta picada mezclada con yogur o requesón (que aporta algo de proteína) en lugar de helado, que sólo contiene azúcar y grasa sin ningún valor nutricional.

Selecciona productos lácteos bajos en grasa (2%) o productos lácteos sin grasa

Otro consejo para tener una buena alimentación y practicas saludables, es tener en cuenta que los productos lácteos bajos en grasa y sin grasa son una gran opción para quienes quieren reducir las grasas saturadas y el colesterol, pero no quieren renunciar al sabor de los lácteos.

Algunos ejemplos son:

  • Leche baja en grasa
  • Yogur elaborado con leche baja en grasa o descremada (o de soja)
  • Queso bajo en grasa, si le gusta. 

Elije y prepara alimentos que contengan menos sodio

  • Utiliza hierbas, especias y otros condimentos para añadir sabor en lugar de sal.
  • Compra verduras frescas o congeladas en lugar de enlatadas. Si compras verduras enlatadas, elije versiones bajas en sodio cuando estén disponibles.
  • Evita los alimentos procesados como panes, cereales y pastas elaborados con sal o ingredientes ricos en sodio como el queso u otros productos lácteos.

Limita el consumo de alcohol si decides beberlo

El alcohol es una fuente de calorías vacías. Cuando se bebe alcohol, el cuerpo lo procesa de forma similar a los alimentos. El alcohol contiene 7 calorías por gramo, lo que significa que una cerveza de 12 onzas o un vaso de vino de 5 onzas tiene unas 150 calorías.

Como ocurre con todas las fuentes de calorías vacías, esas 150 calorías adicionales pueden sumarse con el tiempo, lo que provoca un aumento de peso y una nutrición debilitada.

El alcohol puede ser adictivo y puede causar daños en el hígado si se consume en exceso durante largos periodos de tiempo (por ejemplo, varias copas cada noche).

El consumo excesivo también disminuye las inhibiciones y deteriora el juicio; esto puede llevar a una actividad sexual no deseada y a otros comportamientos de riesgo, como conducir bajo los efectos del alcohol o mantener relaciones sexuales sin protección, por ejemplo).

Los alimentos ecológicos suelen considerarse más saludables que los cultivados de forma convencional, pero también hay otras formas de comer de forma saludable

Como puedes ver, no hay un enfoque único para comer sano. La mejor manera de determinar una buena alimentación y practicas saludables además de lo que funciona para usted es experimentar y averiguar qué es lo que mejor se adapta a su estilo de vida y a su presupuesto.

Si todavía no sabes cómo empezar a comer de forma más saludable, intenta hacerte las siguientes preguntas:

  • ¿Qué tipo de comida me gusta?
  • ¿Cuánto dinero quiero gastar en comida cada semana?
  • ¿De cuánto tiempo dispongo para cocinar en casa?

Espero que este artículo te haya servido para saber más sobre los alimentos ecológicos y la alimentación saludable.

¡Comparte en tus redes!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: claudia ceballos.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Banahosting que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Subir